• Lau Margian

Crónicas de cuarentena, x3.

2 de abril, día de las Malvinas Argentinas, me sentí mareada y creía que se trataba de estar percibiendo lo que esa fecha representa.


Siempre he sido una mujer muy perceptiva, siento muy profundo el dolor del planeta, de la historia, de la humanidad.


La cuarentena había comenzado para Argentina el día 13 de marzo. Viernes 13. Parecía realmente una película de viernes 13. No te cases ni te embarques dicen, ese día volvíamos en barco desde Buenos Aires a Montevideo.


Sábado 14 de marzo, suena el teléfono mediante todas las aplicaciones posibles con la noticia del primer caso de coronavirus en Uruguay. Cuarentena, eventos suspendidos. No tendríamos trabajo por un tiempo. No pasa nada, no compramos el auto, no ampliamos la casa. Nada nos apura. Con el pasar de los minutos la ansiedad generalizada nos obligó a internarnos en nuestro interior. Nuestro único refugio.


Comencé a experimentar una enorme sensación de inestabilidad, cansancio extremo, aprecié el aislamiento, pues no quería hablar con nadie. Medité, lloré, purgué con cada luna la tristeza y el dolor de lo que estaba pasando y de mis propios fantasmas, cuando logré armarme de valor para volver a trabajar: Me siento rara. Me siento débil, cansada, no puedo levantarme de la cama. ¿Qué me está pasando? La cuarentena me está afectando!


Comienza abril y anuncian que el aislamiento se extenderá un poco más. Genial! Más tiempo para desarrollar esa idea que queríamos poner en marcha hacía mucho. Ahora disponíamos de tiempo!


El 2 de abril casi no me levanto de la cama, pido ayuda finalmente, sentía que ya no podía sola, quería que me armonizaran que me alinearan, que me dieran algún remedio natural para sanarme.


Toda la vida sentí cada miliexpresión de mi ser pero entre tanto mar de emociones no logré darme cuenta que ahora una persona crecía dentro de mi. No podía sospecharlo tampoco, mis atrasos formaban parte de la normalidad, de manera muy misteriosa la fecundación se dio por un precioso óvulo explorador que se adelantó en mi ciclo, no experimentaba las típicas nauseas matutinas.


3 test hicimos, yo sólo quería comprar uno pero vinieron dos cajas por una promo, en la segunda cajita había uno extra, como para que no nos quedara la duda 😅 Rodri me miraba sonriendo y emanando aires de tranquilidad.

No tenía desalineados mis chakras ni estaba sufriendo por el planeta.

Todo nuestro mundo había cambiado.


Llantos de alegría, incertidumbre, emoción, sobre todo amor amor amor, lágrimas en los ojos de los dos y una mirada larga de esas que te hacen sentir que sí, todo va a estar bien!


Google, la gente y el sistema médico. Todos consejos que no me servían y la verdad, no quería escuchar. Ser una mamá holística en estos tiempos es un aprendizaje constant


e. No hay recetas de manual que funcionen para mi ni síntomas descriptos que encajen con los míos. Ser mapadres post apocalipsis todo un desafío a abordar.

El primer trimestre llore mucho, exceso de oxitocina y la necesidad de poder asegurar un hogar feliz a nuestra bebé. El único alivio: sabiduría ancestral.


Infusiones de manzanilla y melisa mis mejores aliadas. Aceite de rosa mosqueta en mi pancita, jabón de coco para cuidar mi piel, las naranjas que aplacan la acidez se volvieron infaltables! Meditaciones a nuestra medida y mucha conexión con la naturaleza nos mantienen los pies en la tierra.


Acomodamos todas las ideas que teníamos para nuestra empresa, pues la mente y el cuerpo ahora nos pedía otras cosas, los tiempos de los demás y la correría del mundo ya no nos representan.

Mi debilidad en realidad lo que logró fue mostrarme en el espejo lo que desde adentro se manifestaba extendiéndose a mi vida entera. Una personita ahora dependería de nuestra entereza, debíamos organizar todas las prioridades con certeza.


Rodri estaba acostumbrado a trabajar demasiado, poco a poco va redimensionando sus hábitos, una de las ventajas de la pandemia es que nos impulsó a parar y tomar consciencia, costó bastante tiempo acomodarnos a la nueva realidad, en medio de tanta presión.

A veces tuvimos que lidiar con la paranoia de amigos, clientes, familiares, por supuesto la nuestra, acompañar desde la empatía y el entendimiento tropezando por momentos donde la soledad, el egoísmo, la apatía del entorno nos dolió mucho. En nuestros corazones sólo existía un universo donde el amor y la armonía siempre triunfan.



Siempre soñamos que cuando Lucía llegara todo sería perfecto y lo es!!! Somos personas más despiertas, somos creativos, somos fuertes, somos emocionales y sensibles y por eso es que no tenemos duda de que seremos parte del cambio. Criar a nuestra hija en una comunidad que está despertando y sanando es un desafío del que creemos es un privilegio formar parte.


Esperar un bebé en medio de toda esta transformación nos hizo crecer, evolucionar, mutar hacia un nuevo paradigma y redefinir el significado de felicidad. Una filosofía de vida que vibrábamos hace mucho, que por las distracciones de la rutina no habíamos podido manifestar.


La llegada de nuestra hija nos está elevando y trayendo sin igual energía de re-evolución 💛

Acá nos enteramos que sería Lucía 🐝

20 semanas 🐣


Ahora de a tres ♥


4 vistas

Autogestión Bioenergética Consciente

ig: yosoy.lau

+59892731827

©2020 creado en colaboración con fractalmente.com

MONTEVIDEO, URUGUAY.